Páginas vistas en total

jueves, 25 de enero de 2018

Letras

     María lloraba a en la habitación cuando entró su hermana Ana.
     Un sinfín de letras flotaban en el aire, como si de un perfume se tratara. Con la luz tenue de la pequeña lámpara atravesando la oscuridad de la noche, se podía ver claramente a las consonantes buscando a las vocales en rápidas carreras, a los puntos dando ordenes a las mayúsculas, a las comas buscando sin orden ninguno, a las vocales huyendo de los acentos para librarse de llevar un peso encima, en un intento de formar palabras.
− ¿Qué ha pasado, Maria? −preguntó Ana boquiabierta desde la puerta.
−Se ha roto la máquina de escribir −contestó.
−Todas las letras se están escapando de los papeles, el borrador de mi novela se está quedando en blanco.
− No desesperes, hermana, seguro que mañana están todas colocadas correctamente en el papel, vamos a dormir, que ya es muy tarde.























Microrelato Literautas nº 45

1 comentario:

  1. Ojalá fuera así de sencillo...

    En mi caso, tengo toda la historia hecha en mi cabeza, con diálogos y todo, a veces es un poco díficil escribir las emociones que el personaje siente; pero también es uno de los momentos que más disfruto de escribir.

    Enhorabuena, ¡nos leemos!

    ResponderEliminar